miércoles, 20 de mayo de 2009

Pequeñas reflexiones efectuadas a partir de los años setenta del pasado siglo y que como ya he mencionado en mi presentación,me han servido para rectificar y caminar a lo largo de mi vida.
1ª reflexión-
La grandeza del ser humano está en hacer las cosas con sencillez.

En esta segunda mitad del siglo XX nuestra ansia de creernos poseedores de la libertad,nos impide desvelar la Verdad y muchas veces por este motivo nos comportamos como libertinos.

Vive y deja que los demás en su derecho vayan trazando su camino.Si te ha sido dado el don de aconsejar a alguien, bien sea un familiar,amigo o desconocido,nunca impongas tu criterio,más bien proponle con tu ejemplo y bien hacer, que quizás estaba equivocado.Hazlo siempre con sencillez y mucha humildad

Si olvidamos nuestra vida interior,nuestro cuerpo es una máquina que sí funciona,pero que con el tiempo, si no lo remediamos,va mermando su funcionamiento con angustias, remodimientos,egoismo y un sin fin de averías que lo corroen.El revulsivo está en querer ser en el Ser Supremo.

La palabra amor se prostituye con nuestro libertinaje.
El amor es Verdad, es darse al otro sin esperar nada a cambio; se te dará por quintuplicado por añadidura.El amor amando se consigue.Todos somos Verdad!

Que lástima que ese altruismo que se está infundiendo en muchos jovenes no se funda en el profundo conocimiento del "yo"y pueda proyectarse hacia nuestra única razón de ser:Mirar la vida como un comienzo diminuto y de preparación para el glorioso misterio que a cada uno de nosotros nos espera!

Si sabes aceptar los avatares que la vida te va presentando,comprenderás muchísimo mejor cosas que antes te pasaban inadvertidas y seguro que irás madurando en la solidaridad contigo mismo y con tus semejante.

Vivir tu vida sabiendo que para vivir la plenitud hay que morir un poco cada día,es tener la certeza en nuestra esperanza.

Muchas veces caminamos al compás de las cosas materiales y desoímos la armonía divina del pentagrama de nuestra vida interior.
10ª
Muchas veces queremos profundizar y razonar en los misterios de nuestro Creador.
Yo me hago la siguiente reflexión:Es que a una persona ciega de nacimiento le puedes pedir que te defina los caracteres de algún color?- No queramos meter en un pequeñísimo hoyo de arena todo el mar océano.
11ª
Ver en el otro lo que a mí me falta,es signo de valentía y conocimiento de uno mismo.
12ª
Qué volátil es el sentir del ser humano en este final de milenio!
Hasta cuándo vamos a emplear nuestra libertad tan erróneamente encaminada?

No hay comentarios: