lunes, 19 de julio de 2010

"LA MENTIRA"

LA MENTIRA SIEMPRE VA DISFRAZADA.

POSEE UN POTENTE ATRACTIVO ACARAMELADO QUE NOS HACE LAMERLA HASTA LA SACIEDAD.

POCO A POCO, REGURGITAMOS NUESTRO DESENCANTO ANTE EL INCONFORMISMO, LA INFELICIDAD Y LA APATÍA.

ES TAN ABOMINABLE, QUE SIN DARNOS CUENTA, NOS ATRAPA EN SU PEGAJOSO DULZOR HASTA ASFIXIARNOS EN EL BAILE DE SU ENGAÑO.

Hasta otro encuentro si Dios quiere
Armando P.T.G.S.

10 comentarios:

V de Tierra dijo...

La mentira siempre entra en casa con su mejor atuendo, con su mejor disfraz, actua bien en el escenario y cree llevarse las palmas; hasta el momento en que comprendemos que lo mejor es tirarle tomates!! saludos

Armando dijo...

V DE TIERRA.
Gracias por pasar por mi bitácora.
Un saludo cordial.

Pluma Roja dijo...

Odio la mentira, es hija del diablo según la Biblia. Aunque no fuera así, es oscura y conduce al engaño. Ella en sí, es el engaño. A un alma que ha sido engañada por una villana mentira, le cuesta mucho recuperar la tranquilidad de alma.

Preciosa entrada, Armando.

José Ramón dijo...

Armando la mentira tiene su puerta de entrada pero se coge en la de salida.

Gracias por su amable comentario que pase una buena semana.
Saludos desde Abstracción textos y Reflexión

Armando dijo...

PLUMA ROJA.
Es precisamente a esa hija a quien me refiero. Nos embauca de tal forma que nos nos damos cuenta de que lo hace, y es la que campa a sus anchas en este mundo dominado por ella.
Por eso hay que tener preparado el escudo para repeler sus agresiones.
Un gran abrazo.

Armando dijo...

JOSÉ RAMÓN.
Por supuesto y de qué forma.
Un fuerte abrazo.

Alicia María Abatilli dijo...

No sé si la mentira puede disfrazarse tan bien como para ocultarse de los ojos adiestrados.
La mentira "tiene patas cortas" y es verdad.
Alicia

WHO dijo...

La mentira como forma de vida puede estar basada en grandes "verdades" parciales.
Un abrazo, Who.

Angelo dijo...

Y al final siempre es descubierta. Nunca vence. Carcome el alma, para quien no sabe desterrarla en cuanto asoma.
Un abrazo

Armando dijo...

ALICIA MARÍA ABATILLI.
WHO
ANGELO.
Vuestros comentarios aportan la sensatez de quienes no se dejan embaucar por el engaño.
Un fuerte abrazo.