viernes, 2 de noviembre de 2012

CONMEMORACIÓN DE LOS FIELES DIFUNTOS.

PEQUEÑA REFLEXIÓN  QUE ME ENSEÑARON HACE YA MUCHOS AÑOS:

LAS FLORES, SE MARCHITAN.
LAS LÁGRIMAS, SE EVAPORAN.
LA ORACIÓN, ES UN VALOR EN ALZA, QUE SIEMPRE PERSISTE.
Un abrazo
Armando P.T.G.S.