miércoles, 15 de enero de 2014

Canarias a la cabeza

Canarias a la cabeza.

Sí, efectivamente, mis queridas Islas Canarias, se encuentran en el primer lugar de mi querido país España, como la primera comunidad autónoma con más separaciones matrimoniales. Las llamadas Islas Afortunadas desde tiempo inmemorial, han tenido este terrible infortunio de pertenecer a ese ranking de lugares en donde las familias se rompen y los hijos siempre llevan todas las de perder.

Por desgracia,vivimos inmersos en una sociedad nihilista y con sentimientos mayoritariamente exiguos de valores. El egoísmo, con todo el sentido que dicha palabra conlleva, nos rebaja de tal forma, que ya no somos capaces de ver en la otra persona la importancia de poder comprender desde una perspectiva coherente, con diálogo sincero e indestructible, y dejando el orgullo a un lado, lograr desembocar en un advenimiento muchas veces deseado y posible.

Estamos contaminados como aquella piara de cerdos que se arrojó por el precipicio.
Nos dejamos influenciar por tendencias que nos hacen decrecer como personas, aupando de esa forma nuestra negatividad para que afloren desde nuestro interior los embates de aire cortante y frío que embelesan nuestra visión y la deforman malintencionadamente.

¡¡ Pobre tierra mía, el trofeo que ostentas !!

Puedo entender que haya casos incuestionables, pero son los menos.

Saludos. Armando p.t.g.s.

2 comentarios:

LAO Paunero dijo...

¡que gusto verte por estos lares amigo extrañado Armando! A pesar de que leo un texto de una triste realidad....
Alguien muy sabio me dijo algo una vez que puede ser tomado como señal positiva y es lo siguiente mas o menos "hijo, cuando el ser humano toca fondo luego retorna hacia arriba" Ojalá querido amigo ello suceda cuando antes... ya que el costo del error suele pagarse muy caro... te mando un gran abrazo de hermano y esperemos poder seguirnos encontrando en la lectura....

María Estévez dijo...

Y desde Tenerife admiro a Gran Canaria y a todas las demás nuestras islas...
Un abrazo

PD Siempre quedará algo de afortunadas, siempre...