martes, 11 de febrero de 2014

SI LA SAL SE VUELVE SOSA.........

VIENTOS CONTRAPUESTOS, LOS QUE EMPUJAN NUESTRAS VOLUNTADES.
SILUETAS SEDICIOSAS, LAS QUE ENVUELVEN NUESTROS CRITERIOS
VELEIDADES QUE ENMASCARAN PÓCIMAS QUE ATURDEN.
SAL DESALADA POR EL BAÑO DE EMBATES MALOLIENTES.
¿QUÉ HACE TAN SOSA NUESTRA SAL?
¿CÓMO ME SALO PARA HACERME APETECIBLE DE NUEVO?
SI LA SAL SE VUELVE SOSA.......¿QUIÉN LA SALARÁ?

INSÍPIDO DE VACIEDAD
CON TRAJE VIEJO EN EL ALMA
¿TENGO MI MAR EN CALMA
PARA ZAMBULLIRME EN ÉL?
SÁCIAME CON TU SAL
QUE RESPIRE, SÓLO ARDOR
NO IMPORTA TIEMPO, NI EDAD
QUIERO EXPONER MI PIEL
Y DEJARLA EN SALAZÓN
CON EL SABOR A VERDAD.

Abrazos para todos.
Armando p.t.g.s.





7 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

Y que la verdad madure contigo, Armando.
Abrazos y gracias

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Armando!!!

¡Ummmm! Que rica va saber tu piel... será un privilegio y un placer poner un beso en ella. Que no se desale nunca la sal.
Bromas a parte, es un precioso poema que nos dejas para nuestro deleite.

Y cambiando de tema, me alegra saber que has visitado nuestra tierra gallega.
Ha sido un placer pasar a leerte.
Te dejo mi gratitud y mi estima siempre.
Un besote y se muy muy feliz.

Pluma Roja dijo...

Un deseo que espero se haga realidad. En la vida no debemos perder la sal de la vida.

Precioso y profundo poema.

Un fuerte abrazo.

Un Colibrí Viajero dijo...

bellisimo!!! leerlo siempre estimado caballero es ponerle esa misma sal a la esencia que provocan sus expresividades!
saludos poeta.

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Bello poema... salado y exquisito

Paz

isaac

maria cristina dijo...

Armando, por algo la llaman la sal de la vida, ese ardor es que el que nos da la luz, un abrazo!

Susana Jiménez dijo...

No hay edades ni tiempos definidos para dejar de desear , mientras vivamos hay que proporcionarle sabor a la piel.
Un gusto leerte
Saludos