jueves, 6 de febrero de 2014

TRIGO

SEMBRADOR, QUE DEPOSITAS EN LA TIERRA TU SEMILLA
EL PASO DE LOS DÍAS, LA TRANSFORMA EN HERMOSA ESPIGA VERDE

CRECIENDO Y HENCHIDA DE PLACER,
SE FUNDE EN ABRAZO APASIONADO CON EL SOL.

LAS ZARZAS, QUE SIEMPRE ACECHAN,
ENVIDIAN TANTA BELLEZA, Y DESEAN ASFIXIARLA

LA EXUBERANTE ESPIGA, DORA SU PIEL Y SE EXHIBE
COMPLACIENTE ANTE SU AMADO. 

LAS ESPINAS INTENTAN INTERPONERSE ANTE TANTA COMPLICIDAD;
NO LLEGAN A COMPRENDER LA FELICIDAD QUE LES CIRCUNDA

TRATAN DE HERIR CON SUS GARRAS PUNZANTES,
LOGRANDO SIMPLEMENTE, ACARICIAR SUS PIES.

LLEGA EL ESTÍO, EL DÍA DE LA GRAN BODA:

EL FESTÍN ESTÁ PREPARADO.

SOL Y ESPIGA SELLAN SU AMOR CON LA SIEGA,
PROCREANDO SU PRECIADO FRUTO EN EL HORNO
ACOGEDOR DE TAN EXCELSO MILAGRO.

ALIMENTO DE ALIMENTOS....
....EL SACIANTE Y HUMILDE PAN.

Abrazos para todos.
Armando p.t.g.s.




3 comentarios:

LAO Paunero dijo...

Me gusta la pasión que transmites y comparto su contenido. GRACIAS ARMANDO!!

JOSE MANUEL IGLESIAS RIVEIRO dijo...

Lleno de fuerza, me gusta.
Un abrazo.

La Gata Coqueta dijo...



Si quieres la luna, no te escondas de la noche.
Si quieres una rosa no huyas de las espinas.
Si quieres amor, no te escondas de ti mismo…

Un abrazo lleno de energía positiva,
para celebrar a tu lado
con alborozo el fin de semana.


Atte.
María Del Carmen