miércoles, 12 de marzo de 2014

¿POR CUÁL ME DECANTO?

DECIR PERDONO, PERO NO OLVIDO, DA PASO AL ORGULLO
QUE TE HAGAN DAÑO Y NO PERDONES, DA PASO AL RENCOR
DECIR A CADA INSTANTE SEÑOR, SEÑOR, Y DESATENDER LO MÁS PRIORITARIO PARA LA FAMILIA, DA PASO A LA FALSEDAD.
LA CREENCIA DE SENTIRSE BUENO PORQUE PARTICIPO DE LOS SACRAMENTOS, SIN DAR TESTIMONIO DE VIDA EN LAS COSAS SENCILLAS, ES HIPOCRESÍA.
PISOTEAR A MI HERMANO, PARA YO SALIR AIROSO, ES RUINDAD
HACER CRÍTICAS SIN MIRAR MI INTERIOR, ES IGNORANCIA.
DESEAR Y VOCIFERAR PAZ Y JUSTICIA, SIN QUE PONGA MI GRANO DE ARENA PARA LOGRARLO, ES DESFACHATEZ.
PREGUNTARME QUE CÓMO DIOS PERMITE TANTAS INCONGRUENCIAS EN EL MUNDO, ES UNA TOTAL Y ABSOLUTA INSENSATEZ.

CAÑA QUE AGITA EL VIENTO EN EL DESIERTO, O AGUA QUE RIEGA LOS CAMPOS......
¿POR CUÁL ME DECANTO?

Abrazos para todos.
Armando p.t.g.s.



7 comentarios:

LAO Paunero dijo...

Comparto profundamente tu mensaje Armando.....

Salva dijo...

Muy cierto Armando, me gustó tu entrada.
Gracias por recordarlo, un abrazo.

Pluma Roja dijo...

Fíjate que siempre he dicho perdono pero no olvido y esa acción no da paso al rencor. Simplemente entierro y si te vi no me acuerdo.

Pero eso sí nunca guardo rencor. El rencor corroe el alma.

Una entrada suficientemente reflexiva. Gracias por compartir.

Saludos cariñosos.

Fran dijo...

Ya nos previno Jesús de los fariseos. Es lo que tiene el evangelio que siempre es actual.

M. Angel dijo...

Armando, poeta y amigo, pasaba agradecer tu detalle en mi blog, y me encuentro con tus lucidos pensamientos. En la vida nadie hay perfecto salvo DIOS, y todo cuanto ocurre viene dado por causas que los mortales no alcanzamos a comprender.
Te felicito.
Abrazo
M. Ángel

Susana Jiménez dijo...

Algunas veces nuestra boca grita lo que no siente el alma y es cuando dejamos ver las incoherencias que llevamos pegadas.
Un gusto leerte.
Saludos desde Colombia

ReltiH dijo...

SI TODOS FUÉSEMOS TAN CONSCIENTE COMO TÚ, DE SEGURO NO HABRÍAN DESENCANTOS.
UN ABRAZO HERMANO