lunes, 16 de febrero de 2015

" LEPRA QUE PERVIVE"

MUCHOS DIRÁN QUE EN LA ACTUALIDAD ESA  ENFERMEDAD ESTÁ ERRADICADA 

CONOZCO FAMILIAS EN QUE LOS HERMANOS, LOS PADRES Y LOS HIJOS ESTÁN ENEMISTADOS POR DIVERSAS CAUSAS.

MUCHOS LLEGAN A DECIR.......ESE NO ES MI HERMANO, LE ODIO, LE EXCLUYO DE MI VIDA PORQUE ME HIZO DAÑO.

QUIZÁS, LE PERDONE ALGÚN DÍA, PERO JAMÁS OLVIDARÉ SU OFENSA.

AL AMIGO QUE NOS PARA POR LA CALLE PARA HABLARNOS DE LA MALA SITUACIÓN POR LA QUE ESTÁ PASANDO SU FAMILIA.........LE DAMOS MIL EXCUSAS CON PALABRAS DE ALIENTO Y NOS DESEMBARAZAMOS DE SU PROBLEMA PORQUE LLEVAMOS PRISA......

EL DESATINADO ENFOQUE QUE LE DAMOS A NUESTRA LIBERTAD PARA HACER LO QUE NOS VIENE EN GANA, NOS CONDUCE A SOLAPAR NUESTRA PROPIA IDENTIDAD.

Y ASÍ, INNUMERABLES INFORTUNIOS DE TANTAS Y TANTAS SITUACIONES FAMILIARES SOCIALES Y RELIGIOSAS.

¿NO ES ESO LEPRA?

EN AQUEL TIEMPO, LOS LEPROSOS ESTABAN CONSIDERADOS IMPUROS E INTOCABLES.  ERAN RADICALMENTE APARTADOS DEL RESTO DE SUS CONGÉNERES.   NO OBSTANTE.........


JESÚS VIO AL LEPROSO Y FUE HACIA ÉL:
SE COMPADECIÓ, LE TOCÓ, LE ESCUCHÓ, LE HABLÓ, Y LE DEJÓ LIMPIO DE AQUELLA TERRIBLE Y MORTÍFERA AFECCIÓN.

Con mi afecto.
Armando p.t.g.s.


3 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

Asimismo el amor debe ir haciendo sus efectos en los que lo han perdido por las razones que sea, hay que perdonar, hay que ayudar a sanar a quienes se enfermaron de odio... Porque algo muy terrible les sucedió para sentirlo. El ser humano no nace conociendo el odio, es algo que se aprende a base de maltrato.
Un abrazo grande!

AtHeNeA dijo...

Vivimos en tiempos y a contratiempo... Con el reloj marcando un tic que la mente ya se adelanta a pensar....
Es muy cierto lo que dices Armando.

Un abrazo

Carmen Magia dijo...

Sí, huimos de los problemas como si fuera lepra...

Muchos besos