martes, 12 de mayo de 2015

"LA POTENTE LUZ DEL QUE SABE SUFRIR"

SERÍA CONVENIENTE MOSTRAR A NIÑOS Y ADOLESCENTES

LOS LUGARES EN DONDE LAS PERSONAS DISCAPACITADAS, ENFERMAS Y OLVIDADAS,

PERMANECEN CON SU DOLOR, SOLEDAD Y TRISTEZA LATENTES,

Y SENSIBILIZARLOS PARA CAPTAR EL GRAN TESTIMONIO QUE OFRECEN.


DE NO HACERLO, VIVIRÁN EN UNA POMPA QUEBRADIZA,

Y EN LAS GARRAS DE UNA CRUEL INDIFERENCIA 

QUE SIN LUGAR A DUDAS, AFECTARÁN NEGATIVAMENTE  

SUS COMPORTAMIENTOS FUTUROS.


Con mi afecto.
Armando p.t.g.s.

17 comentarios:

CHARO dijo...

Cuanta razón tienes pero me temo que hoy en día a los niños se les protege demasiado y por ello crecerán siendo insensibles al sufrimiento ajeno. Saludos cordiales

Abuela Ciber dijo...

No somos perfectos,mis hijos tampoco,pero si se le ha ido educando a los nietos en valores
Por razones de trabajo hacen carretera (como se dice, asi que ven diferentes modos de vida,viviendas, opulencias y...carencias.
Siempre que hay jornadas en tv,para abuelos, hospitales,lugares de apoyo solidario, alli etan ellos mostrando las carencias de otros y ayudando en lo que pueden.
Tambien saben que no todas las family son como la nuestra
No creo que ser buenos padres sea slo enviarlos a colegios pagos y comprarles todo lo que quieran
Estar con los hijos es fundamental, si se los trajo al mundo hay que educarlos y...la educacion comienza en la casa
Cariños

Norma dijo...


Gracias por tu post.
Gracias por tu visita. Bssssssss

esteban lob dijo...

Sabia reflexión Armando. Dios quiera que se haga realidad en muchos.El desamparo merece nuestra solidaridad,principalmente a nivel de niños y jóvenes, para que los que no tuvieron la misma suerte en materia física, logren apoyo y comprensión.

Verónica O.M. dijo...

Tienes toda la razón.
Tendemos a protegerles creyendo les hacemos un bien.
Un abrazo

JUAN FUENTES dijo...

De esas notas se puede sacar varios articulos

Marina Fligueira dijo...

Totalmente de acuerdo, es una importante entrada para una reflexión.
Gracias. Un abrazo.

LAO Paunero dijo...

eso el lo que yo llamo enseñarles a mirar hacia la vereda de enfrente mi amigo Armando. ¡tenés toda la razón! Mostrarles la realidad con sutileza acorde a su edad y con una visión optimista de la vida.... UN ABRAZO

Pluma Roja dijo...

Tienes razón, habrá que sensibilizarlos.

Aunque muchas veces te sensibilizas pero no está a tu alcance hacer nada por el sufrimiento y el dolor de los demás.

Saludos.

maria cristina dijo...

Muy bien Armando, aunque les demos todo nuestro amor y lo que esté a nuestro alcance, también debemos mostrarles la otra cara de la vida, un abrazo!

eligelavida dijo...

Sí que es cierto que estas personas ofrecen un gran testimonio de vida. Decía Benedicto XVI que una sociedad se juzga por como trata a los más necesitados. Donde están ellos, hay luz.

Un abrazo!

Fanny Sinrima dijo...

Armando, estoy de acuerdo, absolutamente. No es bueno esa costumbre de apartar a los niños del sufrimiento humano, o de otras realidades menos brillantes que la suya.
Para tener una sociedad solidaria hay que fomentarla desde pequeños.

Mi admiración por tus entradas llenas de humanismo.

Un abrazo.

Mª Carmen dijo...

Sabia reflexión. Me encantó leerte. Reflexión. Abrazosss.

JUAN FUENTES dijo...

Saludos desde Andalucia

Kasioles dijo...

Los niños, por eso de ser niños, viven en un mundo muy ajeno a la realidad, es su mundo, el de la imaginación.
En nosotros, padres, a medida que van creciendo, está el deber de ir acercándolos al día a día, a que comprendan que no todas las familias son iguales y que, en muchas de ellas, se sufre y necesitan de nuestra ayuda.
Cariños y buena semana.
Kasioles

magu dijo...

QUERIDO ARMANDO:
Desde chica he ido siempre a la clínica psiquiátrica de mi hermanita (fue cambiando de lugares con los años) y luego trabajé en institutos de menores, también visité a muchas tías y tíos en asilos de ancianos. Son hermosos lugares, porque hay gente hermosa, todo depende del amor que pongamos a esos espacios que siguen siendo necesarios. Hay que visitarlos, coparticipar. Yo siempre le llevo jabones, alfajores, revistas tanto a las pacientes compañeras de mi hermana como a las enfermeras, a las mucamas, a las cocineras, a la portera. Compro golosinas al pro mayor y le reparto a todos, para que todas estén felices. Y trato a todos con sonrisas y alegría. Porque es un trabajo un poco agotador para la chicas, cambiar pañales, oir a veces gritos de las pacientes que se ponen tristes o caprichosas. Pero SON HOGARES, pro eso, hay que darles y nutrirlos siempre de calor, solo eso.
Y que los chicos vayan, y lleven mascotas. Lo único que digo es que los lugares deben ser un poco más chiquitos, nada más, besos y bendiciones, magú

Sara O. Durán dijo...

Mientras más pequeñitos, mayor empatía y hermandad lograrán desarrollar. Me consta.
Besos.